sábado, 22 de enero de 2011

Tronco de trufa y chocolate

La receta que hoy os escribo la podéis hacer de muchas maneras ya que el relleno, que en este caso es trufa, lo podéis hacer de cualquier otra cosa: nata montada, crema pastelera, etc. Como lo hicimos por Navidad, la decoración también es algo navideña (unas casitas sobre nieve) pero, como veis, admite cualquier adorno o, incluso, dejarlo solamente con el chocolate y el dibujo de las estrías del tronco.



Ingredientes:

Plancha de bizcocho:
   5 huevos
   100 g harina de repostería
   100 g azúcar
   5 cucharadas de aceite de girasol

Almíbar:
   50 ml agua
   25 ml ron o cualquier otro licor que nos guste
   50 g azúcar

Relleno de chocolate (trufa):
   200 g chocolate Nestlé Postres negro
   200 ml nata para montar

Cobertura:
   150 g chocolate Nestlé Postres negro
   125 mil nata para montar
   15 g mantequilla

Para la decoración:
   un puñado de azúcar glas
   frutas escarchadas

Para la plancha del bizcocho: en un bol mezclamos las 5 yemas con el azúcar y el aceite hasta que aclaren un poco su color. Añadimos poco a poco la harina tamizada.

Por otro lado, montamos las 5 claras a punto de nieve. Cuando estén, las añadimos poco a poco al primer bol mezclando con movimientos envolventes para no quitarle el aire.

En la bandeja de horno ponemos un papel vegetal y extendemos en forma de rectángulo. Horneamos a 180 ºC con calor arriba y abajo hasta que esté ligeramente dorada.

Sacamos la bandeja del horno, le ponemos a la plancha del bizcocho un paño limpio y húmedo por encima y lo sacamos poniéndolo en una superficie plana al revés, es decir, el paño queda abajo y el papel vegetal encima y enrollamos con cuidado. Cuando se haya enfriado casi del todo le quitamos el papel vegetal y cuando esté frío totalmente le añadimos a cucharadas el almíbar.

Para el almíbar: ponemos en un cazo el agua y el azúcar dejándolo hervir 2 minutos. Lo ponemos en un vaso y una vez frío le añadimos el ron. Con esto humedeceremos la plancha del bizcocho.

Para el relleno de trufa: ponemos a hervir la nata en un cazo, cuando hierva apagamos el fuego y echamos el chocolate troceado, tapamos el cazo y lo dejamos reposar 5 minutos para que se vaya fundiendo. Pasado este tiempo, removemos y ligamos la crema totalmente y la metemos en la nevera para que enfríe un poco (no del todo). Es entonces cuando lo batimos para convertirlo en un trufado introduciéndole aire al batirlo para conseguir una textura más suave. Lo notaremos porque cambia de color, se aclarará. Lo volvemos a meter en la nevera.

Cuando el bizcocho está totalmente frío lo desenvolvemos con cuidado, lo bañamos con almíbar y rellenamos con la trufa. Volvemos a enrollar y lo dejamos en la nevera mientras preparamos la cobertura.

Para la cobertura: fundimos al baño maría el chocolate junto con la nata y la mantequilla. Dejamos templar y cubrimos el tronco generosamente. La textura perfecta es la que gotea por los lados pero a la vez nos permite dibujar con un tenedor las estrías del tronco.

Para la decoración: aquí hay que echarle imaginación. Si queremos hacer nieve ponemos en un plato un puñado de azúcar glas y la humedeceremos con una cucharadita de agua (2 ó 3 gotas). Formamos con los dedos un granulado. Si hiciera falta más agua la añadiremos gota a gota porque el azúcar glas empapa enseguida. Con las frutas escarchadas hacemos casitas. Yo he puesto además dos guindas, almendra picada y chocolate rallado.

Dejaremos en la nevera hasta el momento de servir.

Quería poner esta receta en el blog porque son varias recetas en una: por un lado, tenéis una plancha de bizcocho que podéis usar de la manera que queráis, por otro la receta del relleno de trufa y, por último, la cobertura de chocolate que es muy socorrida para cualquier tarta.

2 comentarios:

  1. Seguro que está riquísimo!!

    Un besooo

    ResponderEliminar
  2. Es fantastico! y queda monísimo! es una magnífica receta.
    Saludos Da & Mer

    ResponderEliminar